XXXI FESTIVAL DEL CINEMA LATINO AMERICANO

Trieste, 22-30 octubre 2016

 

  • versión española

No escondo la satisfacción de presentar, como cada año, un vasto programa que "narra" la pluralidad de la cinematografía latinoamericana. La diversidad de géneros, de temáticas, de formatos. En fin de cuentas siempre ha sido nuestra preocupación principal tratar de presentar un programa amplio, representativo y que contextualice las inquietudes artísticas y sociales de un cine que desde hace ya varios años obtiene reconocimientos importantes en los más prestigiosos eventos internacionales. Satisfacción corroborada por el hecho que el programa que presentamos es lo que logramos, no ciertamente lo que desearíamos, pues no nos es posible, al menos por el momento.

Como siempre, es un programa con obras que invitan a la reflexión, al conocimiento, al descubrimiento de historias, experiencias, anécdotas, a la constatación de la distancia geográfica pero a la cercanía cultural; sin descuidar la estética, la innovación de lenguajes, la legítima diversión de quien va al cine sin otra pretensión.

Sin embargo, esta edición coincide con novedades que incidirán inevitablemente en las relaciones cinematográficas entre Italia y América Latina como nunca antes. En primer lugar la renovada voluntad de Italia en establecer acuerdos de cooperación en materia cinematográfica con algunos países de América Latina (Argentina, Brasil, Chile y México, por el momento), pero por sobre todo el ingreso de Italia a pleno título a partir del 2107 en el más importante programa de cooperación europeo con América Latina en materia cinematográfica: el Programa Ibermedia, del cual forman parte todos los países de América Latina (incluido Puerto Rico), más España y Portugal.

Por años Italia insistió en su voluntad de entrar. O políticas equivocadas o la "resistencia" de España no lo hicieron posible. En Junio pasado en San Juan de Puerto Rico se sancionó finalmente el ingreso italiano. De esta manera por su peso y por su prestigio el país esta destinado a jugar un papel preponderante en el sostén y desarrollo de las cinematografías del subcontinente americano y su vínculo con las instituciones públicas y privadas italianas.

En todos los países son los festivales el contexto en el cual se encuentran los dirigentes de los países que forman parte de dicho programa para definir criterios, programas, directivas, etc. Trieste podrá jugar un papel importante - y con él las instituciones cinematográficas de la Región - si el Festival de Cine Latino Americano, único en Italia, está en condiciones de ser un interlocutor en grado de poder ser sede de encuentros que permitan establecer renovadas relaciones con el cine del "Mundo Nuevo". No depende de nosotros, pero tenemos la obligación de interpelar a las instituciones e informarlas de las potencialidades que ofrecen las coyunturas actuales.

De ahí que al Festival, más allá de la riqueza artístico-cultural que propone cada año, se le presenta otra ocasión para desarrollar potencialidades, proyectos, que den continuidad a cuanto ya realizado respecto al MIFED en los años '90 o con FABRICA CINEMA luego, programa este último que no pudo tener continuidad a causa de nuestros límites económicos.

Del programa de esta XXXI edición, mas allá de las secciones competitivas (Oficial y Contemporánea), cuyos jurados son una experiencia al menos novedosa, pues a los expertos de cine se incorporan estudiantes de la Universidad de Trieste (gracias a la Convención suscrita en el 2011 con el ateneo giuliano), creo valga la pena subrayar el rescate de la memoria con los clásicos que ha escrito en su momento Gabriel García Márquez y cuyos diálogos, perdidos en el tiempo, han sido rescatados, a partir del audio, por estudiantes de la Escuela de Intérpretes y Traductores de Trieste. Los Eventos Especiales ofrecen también ocasiones para conocer la experienca del mundo Valdense que vive en Argentina y Uruguay. Y por supuesto las retrospectivas, este año dedicadas a un antropólogo chileno de origen sardo, Francisco Gedda, cuyas obras hoy forman parte de los programas de la educación superior en Chile; y Juan Carlos Rulfo, extraodinario documentalista mexicano a través del cual deseamos conmemorar el centenario del nacimiento de su padre, Juan Rulfo, al cual, en más de una ocasión Juan Carlos realizó algunos documentales. Ambos naturalmente estarán presentes en Trieste.

En resumidas cuentas, la producción reciente en América Latina nos ofrece la posibilidad de proponer un programa denso, de innegable valor cultural, ciertos que en Trieste, para decirlo con Simón Bolívar, "no estamos arando en el mar".

Rodrigo DIAZ

(Director)

 

data pubblicazione: 05 Ottobre 2015

 

Download

Programma di sala (3,8 MB)

Catalogo del Festival (4,8 MB)

Seguici sui Social Network

MODULO ACCREDITO STAMPA

Scarica il Modulo e invialo via mail al nostro Ufficio stampa.